1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

La aplicación de los sistemas de poliuretano en la industria automovilística ha ayudado a mejorar la fiabilidad de las piezas y su resistencia, a la vez que se elimina el uso de materiales más pesados. Todo ello hace que cada vez los automóviles sean más eficientes en el uso de combustible.

Además, la incorporación de los adhesivos en los procesos de montaje ha reducido el coste de fabricación por lo que el incremento del uso del poliuretano en el interior de los turismos se encuentra entre el 15-20% del total de plásticos utilizados.

El aislamiento de los vehículos con poliuretano

¿Cómo podemos aislar un vehículo con poliuretano? ¿Qué beneficios se consigue cuando se emplean sistemas de poliuretano para el aislamiento? El uso de sistemas de poliuretano en el automóvil va más allá de las aplicaciones que se suelen conocer, quedando totalmente integrado en la estructura. A continuación vamos a repasar las principales aplicaciones:

Barrera acústica

Como bien sabemos, aislar vehículos con poliuretano implica conseguir una barrera acústica. Ésta se encarga de protegernos de ruidos molestos en el interior del vehículo. Al colocarse entre las estructuras del vehículo, no sólo aísla del ruido exterior, sino que también nos ayuda evitar el ruido del propio motor. El aislamiento sonoro ayuda a que la conducción sea mucho más llevadera y cómoda, ya que nos permite cortar con las molestias acústicas.

Conservación de la temperatura

El poliuretano está muy relacionado con el aislamiento para la conservación de la temperatura. Cuando el vehículo está bien aislado, el mantenimiento del calor, se mantiene, evitando que haya escapes y promoviendo así el consumo de energía del mismo. Ocurre lo mismo con el frío, ayudando a mantener fresco el vehículo y evitando que el calo penetre dentro. Pero lo mejor es que la eficiencia energética queda mucho más marcada en vehículos como furgonetas cuyo interior está aislado y preparado para la conservación de objetos o alimentos que precisan de frío o de calor.

Protección y comodidad

Por último, aislar vehículos con poliuretano permite que los asientos de vehículos, los reposacabezas y los reposabrazos, sean cómodo, eficientes y brinden la protección necesaria. Además, los sistemas de poliuretano suponen una barrera ante microorganismo debido a que evitan la aparición de humedad al tiempo que premiten la transpiración.

Gracias a estas características, aislar vehículos con poliuretano supone una garantía de resistencia y durabilidad, al tiempo que se mejora la eficiencia energética del vehículo. Su continua innovación hace que sea un campo abierto al cambio.